por Gary Z. McGee

09 Noviembre 2018 
del Sitio Web WakingTimes

traducción de Adela Kaufmann
Versión original en ingles

 

 

 

 

 

 

 

"Debo crear un sistema

o ser esclavizado por

otro hecho por el hombre".

William Blake

 

 

 

Llegar a ser libre es crear tu propio sistema virtuoso, a pesar de estar flanqueado por sistemas no virtuosos, controlados por hombres no virtuosos.

 

Es cultivar una forma saludable de vivir a pesar de las formas no saludables de los hombres insalubres.

 

Se está volviendo así.

"Absolutamente libre de que tu propia existencia es un acto de rebelión".

Albert Camus

Entonces se está construyendo,

"Un nuevo modelo que hace obsoleto el modelo existente".

Buckminster Fuller

Pero primero, debemos preguntarnos para qué nos estamos liberando antes de preguntarnos de qué nos estamos liberando.

 

La respuesta a esa pregunta, para qué nos liberamos, será la base de nuestra libertad, la piedra angular de nuestra virtud, los componentes básicos de una forma más saludable de ser humanos en el mundo.

Entendamos:

debemos ser críticos y altamente escépticos ante cualquier "respuesta" que surja al hacer esta pregunta tan vital.

Porque si nuestra "respuesta" es considerada inválida / no saludable por los dictados de la ley universal (qué es saludable y lo que no lo es), entonces debe ser descartada como inválida / no saludable para cualquier humano que esté tratando de ser virtuoso y saludable.

 

Además, cada "respuesta" debe seguir siendo flexible y adaptable para que no se estanque ni se vuelva rígida, dogmática, tiránica o se atasque en sus caminos. 


Un sistema virtuoso sigue la regla de oro y el principio de no agresión:

"¡Cuidado con los buenos y los justos! Les gusta crucificar a aquellos que inventan su propia virtud por sí mismos".

Nietzsche

Como seres humanos, no hay forma de evitar el hecho de que somos criaturas sociales. Nos necesitamos unos a otros para sobrevivir en un universo hostil (entrópico).

 

Por lo tanto, la regla de oro es de suma importancia

 

Es imperativo que todo aquello por lo que nos estamos liberando, no extralimite o impida la salud y el bienestar de los demás.

 

Un sistema verdaderamente virtuoso, nunca fuerza su virtud sobre otros. En el momento en que un llamado sistema virtuoso, éste impone a la fuerza su virtud o valores sobre otros, deja de ser virtuoso. No hay forma de evitar este hecho absoluto.

 

Cualquier intento de "sortearlo" es una violación de la regla de oro y por lo tanto no es virtuoso. 

Del mismo modo, es vital que todo aquello de lo que nos estamos liberando no viole el principio de no agresión (ver "advertencia" más adelante...) Un sistema verdaderamente virtuoso nunca es directamente violento. Solo es violento en defensa propia.

 

En el momento en que un llamado 'sistema virtuoso' se vuelve directamente violento, deja de ser virtuoso. La única excepción moral a este hecho es cuando la violencia es necesaria para defenderse de la violencia directa, e incluso entonces, solo como último recurso.

 

Cualquier intento de usar la violencia para obligar a otros a cumplir, es una violación del principio de no agresión y por lo tanto no es virtuoso. 

Advertencia:

Ser animales sociales en un ambiente con recursos finitos es muy complicado.

 

En la medida en que nuestro sistema virtuoso contamina indirectamente el medio ambiente, recibe un pase por violar de alguna manera el principio de no agresión.

 

La tragedia de los bienes comunes es una paradoja muy real y, a veces, inevitable.

 

Pero, y aquí está el problema, en la medida en que nuestro sistema virtuoso contamina directamente el medio ambiente, está en violación directa al principio de no agresión y, por lo tanto, ya no puede considerarse virtuoso.

Un sistema saludable es sostenible, es moral y eco-consciente:

"Una cosa está bien cuando tiende a preservar la integridad, la estabilidad y la belleza de la comunidad biótica. Está mal cuando tiende a lo contrario".

Aldo Leopold

¿Cómo sabemos que el sistema actual (sociedad) es insostenible, inmoral e incluso ecocida, y por lo tanto no es apto para personas sanas y virtuosas?

 

Es evidente por sí mismo ...

  1. Nuestra sociedad contamina el aire que necesita respirar.
     

  2. Nuestra sociedad contamina el agua que necesita para beber.
     

  3. Nuestra sociedad contamina la comida que necesita comer.
     

  4. Nuestra sociedad crea individuos insalubres con los que necesita evolucionar.

Cualquier sistema que obligue a su gente a respirar aire contaminado, beber agua contaminada, comer alimentos contaminados y luego continúa haciendo todas las cosas que causan esa contaminación, es una sociedad profundamente enferma.

 

La cita de Krishnamurti es un poderoso recordatorio de este hecho vital:

"No es una medida de salud estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma".

La solución es crear un sistema que sea sostenible, moral y ecológico; para crear un sistema saludable que haga que el sistema insalubre se vuelva obsoleto. 

El problema es que el sistema insalubre se extiende demasiado. Se sobrepasa con su contaminación y sobrepasa con su poder.

 

Por lo tanto, casi cualquier intento de crear un sistema más saludable tendrá que ser encubierto y estratégicamente defensivo. Tanto en su intento de crear un sistema sano como en su intento de frustrar el sistema insalubre que nos invade.

 

Tendrá que ser clandestino y sigiloso, por un lado, y creativo y atrevido por otro. 


Esto probablemente resultará en focos de democracia horizontal a nivel grupal:

Comunas sostenibles, ecoaldeas y varios tipos de grupos anarquistas.

Mientras que en el nivel individual probablemente resultará en un montón de,

humanos de rango libre, ninjas, guerreros ecológicos y varios tipos de ermitaños sostenibles.

La línea de fondo:

Descubrir una respuesta sana y virtuosa a la pregunta "¿para qué nos estamos liberando?" No es una hazaña fácil. No es para los débiles de corazón.

 

Tomará razonamiento contra intuitivo.

 

Le requerirá que piense fuera de la caja en la que haya sido condicionado a pensar dentro de la mayor parte de su vida. Te obligará a des-lavar el lavado de cerebro. Implica reprogramar tu programación. Exigirá que cuestione la sociedad profundamente enferma en la que naciste.

 

Sobre todo, requerirá audaz valentía frente a la cómoda cobardía.

Como dijo Ralph Waldo Emerson:

"Un hombre debe llevarse a sí mismo en presencia de toda oposición ... Debo ser recto y vital y decir la verdad grosera en todos los aspectos ... Su bondad debe tener cierta ventaja, de lo contrario no es ninguna".

Pero, al final, habrá valido la pena ...

 

Porque habrás descubierto la virtud moral. Habrás descubierto la salud de la providencia. Habrás descubierto la auténtica libertad.

 

Y tu conciencia finalmente habrá sido despejada ...