por Gary 'Z' McGee
07 Diciembre 2020
del Sitio Web
WakingTimes

traducción de Biblioteca Pleyades

Versión original en ingles

 

 

Gary 'Z' McGee, un ex especialista en inteligencia de la Marina convertido en filósofo, es el autor de
'Birthday Suit of God' y 'The Looking Glass Man'.
Sus obras están inspiradas en los grandes filósofos de todas las épocas y su mirada despierta.
del mundo moderno.


 







"Cuestiona a la autoridad,
incluyendo a la autoridad
que te dijo que cuestionaras la autoridad ".
Niña de sexto grado

 

 

 

Dejemos algo claro, aquí desde el principio.

No hay nada de malo en la autoridad misma. Es la parte de la creencia lo que arruina todo. Cualquiera puede reclamar autoridad. Pero esa autoridad solo importa si otros creen en ella.

Puedo afirmar que soy una autoridad en unicornios, pero será mejor que tenga las credenciales para demostrarlo. Y también ayudaría si existieran los unicornios.

Pero el punto es este:

Si suficientes personas "creen" que soy una autoridad en unicornios, y "creen" que he diseccionado un unicornio y revelado la cualidad mágica de su interior que lo hace cagar arcoíris, entonces no solo habré violado la verdad., Habré violado la mente de los demás y me aproveché de su ignorancia...

Pero, y aquí está el problema,

es su culpa por no cuestionar mi supuesta 'autoridad'...

Como dijo Albert Einstein (él mismo una autoridad en el campo de la física),

"El respeto irreflexivo por la autoridad es el mayor enemigo de la verdad".

Entonces, si tenemos razón al cuestionar las teorías revolucionarias de Einstein, entonces estamos exponencialmente correctos al cuestionar mis teorías del unicornio.

Está bien respetar a una autoridad prestigiosa o tener en cuenta el conocimiento importante obtenido por alguien que es una autoridad en un dominio particular del conocimiento.

Incluso está bien que a veces permitamos que la gente viole nuestras mentes.

Permitimos que los artistas lo hagan todo el tiempo.

No, es cuando "creemos" en la autoridad, cuando seguimos ciegamente una autoridad percibida, que las cosas salen mal.

Creer implica no cuestionar.

Pero naveguemos más allá de la semántica y el arte y pongamos manos a la obra.

La creencia ciega en la autoridad es peligrosa.

Y es doblemente peligroso cuando la mayoría de la gente está bajo su hechizo.

Aquí hay cinco razones del porque...




1.) Puede causar que personas buenas hagan cosas malas
 


"Es más fácil engañar a la gente
que convencerlos
que han sido engañados ".
Mark Twain



Así que volvamos a mi autoridad sobre unicornios.

¿Sabías que los unicornios también crearon el universo...?

¡Upsss...!

No solo cagan arco-íris, también vomitan universos.

El último unicornio murió por nuestros pecados en un bosque de cruces de fuego.

Y el único mandamiento que sobrevivió a la prueba del tiempo es este:

"Cualquiera que cuestione el hecho de que los unicornios crearon el universo son paganos impíos y merecen morir y pasar la eternidad en los abismos de fuego de una tarde de verano en Tennessee".

Ahora ingrese idiotas incondicionales con sopa de cerebros enganchados a la autoridad.

Ellos "creen" en el Ultimo Mandamiento de los Unicornios.

Lo creen tanto que se niegan a cuestionarlo, no sea que otros creyentes piensen que no son verdaderos creyentes.

No sea que el status quo los excluya.

Para que no parezcan "locos" a los ojos de sus hermanos en la fe.

Ahora solo reemplaza El Ultimo Mandamiento de los Unicornios con,

El problema es ese,

la gente peleará, matará y asesinará, y cometerá genocidio y ecocidio, por lo que cree...

Pero es posible que no hubieran peleado de manera tan violenta e irreflexiva si simplemente hubieran tenido en cuenta TODAS esas afirmaciones de autoridad y hubieran seguido adelante inteligentemente con sus vidas.

La mejor manera de mantener un sano escepticismo y no caer en un lío ignorante, adulador y violento, es tomar las cosas en consideración y cuestionarlas en lugar de creer en ellas...




2.) Nos lleva a la idea de que necesitamos dar permiso a un grupo de personas para controlarnos

 

"Las multitudes
tienden a aceptar a quien sea el amo.
Su misma masa los abruma con la apatía.
Una turba se suma fácilmente a la obediencia.
Tienes que agitarlos, empujarlos,
tratar a los hombres con rudeza usando
la misma ventaja de su liberación,
herir sus ojos con la verdad,
arrojarles luz en terribles puñados".
Victor Hugo



Por cierto, la Iglesia del Último Unicornio se encarga de todo.

Es el poder detrás de todos los estados nacionales.

Mueve los hilos de los presidentes.

Susurra cosas oscuras y secretas a los oídos de las reinas.

Tira de los faldones de los emperadores.

Sus invisibles poderes de arco-iris, suaves como el veneno, saturan todas las cosas...

También podrías rendirte.

También podría dejar que muevan tus hilos a través de la autoridad indirecta de hombres estratégicamente ubicados.

 

Así son las cosas, después de todo.

O podrías cuestionarlo todo...

Podrías cuestionar a los todopoderosos Unicornios.

Podrías interrogar a reyes, reinas, emperadores, presidentes, jueces, abogados y policías.

Podrías cuestionar toda autoridad, especialmente la así llamada 'autoridad del estado'...

Es tan fácil que incluso un alumno de sexto grado lo entiende (ver la cita al inicio).

La alternativa es convertirse en estatista.

Un estatista es una persona que cree que un grupo de personas tiene derecho a forzar, coaccionar, esclavizar, robar y asesinar a otros.

El estatismo es un trastorno mental provocado por años de adoctrinamiento.

El problema es que la mayoría de la población mundial ha sido condicionada y se le ha lavado el cerebro para que crea en el poder omnipotente del estado.

El problema es que la mayoría de la gente tiene demasiado miedo de cuestionar al Estado, no sea que el statu quo estatista-adicto al ostracismo los excluya.

El problema es que la mayoría de la gente ni siquiera sabe que no sabe que existe una alternativa...




3.) El poder otorgado a la autoridad tiende a corromper
 


"Tengo tanta autoridad como el Papa.
Simplemente no tengo tanta gente que lo crea ".
George Carlin
 


Aquí hay un pequeño secreto:

El Papa tiene poderes de unicornio...

Por otra parte, también los tiene Colin Kaepernick.

Tenga en cuenta que el poder del unicornio es un poder justo. Es un poder amoroso que tuvo, y tiene, la mejor de las intenciones. Creó el universo, después de todo.

Y si no lo cree, siéntase libre de pudrirse en Hades, Illinois, ubicado directamente al otro lado del río Misisipi desde St. Louis (según Uncyclopedia: la enciclopedia libre de contenido).

 

Pero estoy divagando, el problema con el poder no es su intención. El problema con el poder es que tiende a corromper a quien lo ejerce. Y cuando se trata de poder absoluto, todos sabemos a dónde nos lleva.

Entonces, dado que todos sabemos que el poder tiende a corromper, y dado que todos queremos poder de todos modos, nos corresponde a todos ser prudentes tanto con él como en contra.

Entonces, es lógico no dar poder a la autoridad creyéndola, sino usar el poder de la autoridad en lugar de socavarlo. Y la mejor manera de usar el poder de la autoridad es usarlo contra la autoridad, cuestionando esa autoridad.

Es un mecanismo de nivelación social por excelencia, similar al concepto nativo americano de "counting coup" (o
golpear a un enemigo, fue el mayor honor ganado por los guerreros que participaron en las guerras inter-tribales de las Grandes Llanuras).

Como dijo Elie Weisel,

"Cada pregunta posee un poder que no reside en la respuesta".

Solo necesitamos usar ese poder de manera más efectiva, especialmente contra nosotros mismos.

¡Que los unicornios no lo permitan...!




4.) Conduce a una ciudadanía ignorante y apática
 


"Los totalmente convencidos y los totalmente estúpidos
tienen demasiado en común
para que el parecido sea accidental ".
Robert Anton Wilson



¡En los Unicornios confiamos...!

Sus poderes son omnipresentes.

Sus símbolos de control están ocultos en todas las banderas nacionales del mundo, renunciando de manera influyente a las masas debilitadas.

Sus cuernos son los embudos de hueso invisibles en el pastel de todos, extrayendo poder como si fuera un pudín de sangre.

Oh, olvidé mencionar,

el pudín de sangre es el plato favorito de un unicornio...

¡Obedece, o ve sin...!

Cuando se trata de eso, la obediencia a la autoridad es una enfermedad de la pereza y la indiferencia.

Impide la evolución progresiva de nuestra especie al socavar todo lo que pueda desafiar el sistema actual para mejor.

Olvídese de "lo peor".

 

Luchar por lo mejor con riesgo de lo peor es muy superior a eludir lo mejor por temor a lo peor.

Similarmente,

Los peores escenarios posibles no deben evitarse a expensas de un progreso saludable.

El progreso saludable debe aceptarse a riesgo de los peores escenarios.

De lo contrario, no llegamos a ningún lado excepto a donde estamos.

Lo cual es genial si "dónde estamos" es perfecto.

Pero como la perfección no es posible, debemos estar dispuestos a arriesgarnos a alterar el precioso carrito de manzanas (o el carrito de pudín de sangre, en este caso) para poder progresar.

Si, como dijo José Ortega y Gasset,

"El hombre, le guste o no, es un ser forzado por su naturaleza a buscar una autoridad superior.

Si logra encontrarla por sí mismo, entonces es un hombre superior; si no, es un hombre de masas y debe recibirlo de sus superiores".

Entonces nos corresponde a nosotros tener el coraje de eludir nuestra masa-hombre interior para descubrir la auto-autoridad a través del auto-cuestionamiento.

Siempre que seamos responsables con nuestro propio poder, y mientras no permitamos que nadie tenga demasiado poder sobre nosotros, entonces podríamos salirnos de nuestro propio camino como especie.

Porque, tal como está ahora, definitivamente estamos a nuestra manera.

Especialmente porque seguir la autoridad en el mundo de hoy significa ceder a la esclavitud por deudas, doblegarse ante un estado expropiador y ser cómplices involuntarios de genocidios pasados ​​y ecocidios futuros...

Como supusieron los autores de The Fuck-it Point (video abajo),

"La obediencia a la autoridad no es una excusa válida.

No cuando hacer lo que 'se supone que debemos hacer' significa dejar que esta máquina de civilización continúe matando la vida en la tierra solo para hacer que los seres vivos sean mercancías y la vida sea fácil solo para algunos..."