por Gary 'Z' McGee
24 Noviembre 2018
del Sitio Web
FractalEnlightenment

traducción de Biblioteca Pleyades

Versión original en ingles

 

 

 

 

Soledad de Matt Linzel

 


"Todos los problemas de la humanidad
derivar de la incapacidad del hombre
sentarse tranquilamente solo en una habitación".
Blaise Pascal




Vivimos en un mundo hiperconectado. Los beneficios de los cuales son revolucionarios.

Desde el teléfono celular hasta la Internet, las tecnologías de la información nos han acercado como un mundo.

Pero a pesar de todos los increíbles beneficios,

el problema de estar demasiado conectado es que tendemos a estar conectados a todo excepto a nosotros mismos.

El peligro de un mundo hiperconectado es a menudo una falta de conexión personal. Estamos tan conectados para estar conectados con otros que a menudo perdemos de vista conectarnos con nosotros mismos.

¿Y por qué no? Nos da miedo mirar dentro de nosotros...

Quiero decir,

¿Porqué estar solo cuando nunca tenemos que hacerlo?

¿Porqué pensar nuestros propios pensamientos aburridos y deprimentes cuando podemos entretenernos en los pensamientos emocionantes de los demás?

Este tipo de razonamiento puede ser una pendiente resbaladiza hacia la adicción.

Porque podemos engancharnos fácilmente al uso del mundo de los demás para bloquear la incomodidad de conocernos a nosotros mismos.

Cuanto más busquemos distracciones que nos ayuden a evitarnos a nosotros mismos, más asustados serán los aspectos desconocidos de nosotros mismos, y más probabilidades hay de que nos volvamos adictos a "ser distintos al egoísmo".

Pero no importa a dónde vayamos, allí estaremos. Así que eventualmente tendremos que lidiar con nosotros mismos.

La pregunta es:

¿será en nuestros propios términos saludables o en los términos de nuestra sombra reprimida?

Eso es lo que hace que el arte de la soledad sea la habilidad más importante que nadie te enseñó.



Convertirse en un adepto en el arte de la soledad es poner nuestra incómoda confrontación con uno mismo, en términos saludables.

En pocas palabras,

el arte de la soledad es la habilidad vital de estar solo y permitir una conexión profunda con el Ser.

Dicho de manera más compleja,

es la capacidad de integrarse con la realidad (tanto interna como externa) tal como es, a pesar del condicionamiento cultural y el lavado de cerebro social, y practicar la superación del Ser en la medida en que tanto la integración interdependiente como la superación personal se conviertan en un arte-forma.

La ironía es que el conectarnos con nosotros mismos, nos hace mejores para conectarnos con los demás.



Como dijo Steve Monahan:

"Curiosamente, y lo que es más importante, dominar el arte de la soledad no nos hace más antisociales sino, por el contrario, más capaces de conectarnos".

Es lo mismo con el concepto de amor.

Cuanto más saludable sea nuestro amor propio, más saludable será nuestro amor por los demás.

Como dijo el gran Osho:

"Si te gusta una flor, la eliges. Si amas una flor, la riegas. Apreciación, mas allá de la posesión".

Cuando simplemente nos queremos a nosotros mismos, nosotros, de manera divisiva y co-dependiente, "elegimos" (disociamos) las cualidades que más nos convienen y luego reprimimos el resto, que eventualmente se convierte en la energía de la sombra.

Pero cuando nos amamos, aprendemos a "regar" (honrar) a todos nosotros, de manera integral e interdependiente.

Para incluir,

  • los pensamientos aburridos y deprimentes

  • las cualidades feas y negativas

  • los arrepentimientos, las penas, las culpas y los miedos,

...todo, para que no se convierta en un demonio no saludable y poseído dentro de nosotros.

Aprender el arte de la soledad es aprender a apreciar al Ser, en lugar de poseerlo.

Aquí están los cuatro beneficios principales de aprender el arte de la soledad...

 

1.) Autoconciencia más profunda
 

 

"Somos más fuertes que las cosas terribles".
Jordan Peterson



La soledad conduce a una apreciación más profunda del ser porque no hay nada que lo distraiga de comprometerse con su ser interior.

Lejos de la calidad adictiva de los demás, finalmente puede dar cuenta de la confusión interna.

Todas las ansiedades, dudas y miedos salen a la superficie. Esto es algo aterrador, claro, pero este es el material crudo que te hace el "tú eres tú".

La autoestima es aprender a relacionarse contigo mismo de manera holística.

Esto significa mirar hacia abajo y reconciliar tus demonios internos. Significa aceptar tus penas, culpa y miedos y honrarlos auténticamente para que no te deshonren más tarde.

La profunda soledad los pone en perspectiva.

Esto lleva a una autoconciencia más profunda porque te enseña a respetar y apreciar lo que te hace único y auténtico, por excéntrico, feo o perturbador que pueda ser esa singularidad.
 

 


2.) Una Conciencia Ecológica más Profunda

 

"El hombre moderno
ha perdido y destruido su instinto
y ya no puedo confiar en el 'animal divino'
y deja ir los reinos
cuando su comprensión vacila
y su camino lo conduce a través de desiertos".
Nietzsche



La profunda soledad conduce a una relación más saludable tanto con la Naturaleza como con nuestro "animal divino".

Enseña interdependencia sobre independencia sobre codependencia. Revela la interconexión de todas las cosas y cómo nuestro yo instintivo es un aspecto del todo.


La eco-conciencia conduce a una perspectiva eco-céntrica, más que ego-céntrica.

Desde esta perspectiva surge una profunda eco-moralidad que es sensible al equilibrio entre la naturaleza y el alma humana, y que señala la diferencia vital entre lo saludable y lo no saludable y la importancia de la moderación en todas las cosas.

La profunda soledad nos ayuda a escuchar finalmente y comenzar a entender el "lenguaje más antiguo que las palabras" de la Madre Naturaleza (Derrick Jensen).

En este sentido, la soledad profunda es trascendente.

Una relación con lo numinoso, lo divino y lo espiritual se manifiesta en esta interconexión.

Dios (el todo integrado) se convierte en algo con lo que finalmente podemos tener una relación.

 



3.) Una creatividad más profunda

 

"El arte es una especie de impulso innato
que se apodera de un ser humano
y lo convierte en su instrumento.
El artista no es una persona dotada de libre albedrío
que busca sus propios fines, pero uno que permite al arte
realizar su propósito a través de él.
Como ser humano, puede tener estados de ánimo
y una voluntad y objetivos personales,
pero como artista es 'hombre' en un sentido mas alto
- él es un 'hombre colectivo' -
uno que lleva y da forma
a las formas inconscientes y psíquicas
de la humanidad."
CG Jung



Constantemente flanqueado por el gigante del statu quo, nos vemos atrapados en la rutina diaria de mantener nuestras pequeñas zonas de confort.

A expensas de la aventura y la creatividad, nos aferramos a la seguridad. A expensas de una expresión única, nos rendimos ante la exageración de ser un engranaje bien ajustado en el mecanismo cultural.

Practicar el arte de la soledad es una forma de romper el ciclo mundano.

Es una forma de voltear el guión y reescribirlo, para cambiar las reglas del juego del sistema que constantemente busca acorralarnos.

Al salir de nuestro propio camino, el arte de la soledad nos ayuda a actualizar nuestros hábitos aburridos y rutinas aburridas con la mente creativa de principiante.

La profunda soledad nos enseña una profunda vulnerabilidad.

Esta profunda vulnerabilidad nos ayuda a disolver los vanos muros de invulnerabilidad que hemos erigido alrededor de nuestra zona de confort. En este sentido, nos volvemos más capaces de rendirnos a la experiencia extática.

El corazón salvaje y vulnerable de una persona que se atreve a perder el control y experimentar lo extraordinario dentro de lo común, engendra el desbordamiento de la creatividad (arte).

La semilla de lo extraordinario se siembra en el limo asentado de lo ordinario, y la escasez formal y la textura banal de la condición humana madura con el florecimiento y la Eudaimonia.
 

 


4.) Un Sentido más Profundo de Libertad
 

 

"Demasiado del animal,
distorsiona al hombre civilizado,
demasiada civilización,
crea animales enfermos".
Jung



El arte de la soledad nos enseña cómo ser equilibrados y presentes. Nos enseña a estar sanos.

Cuando podemos alejarnos de la "carrera de la rata", podemos ver mejor porqué todas las ratas están compitiendo y luego comparar su razón para "competir" con lo que es realmente saludable.

Debido a que la soledad enseña la interdependencia sobre la independencia, estamos en mejores condiciones para ver el panorama general a pesar de nuestra educación en el cuadro socio-familiar.

Cuando somos capaces de integrar el todo en nuestra perspectiva, nos volvemos libres de una manera que ninguna prisión (real o imaginaria) puede contenernos.

Pasamos de ser simplemente un mundo que se percibe a sí mismo a un mundo que se percibe a sí mismo a través de un ser.

Esta es la máxima belleza del arte de la soledad.

Nos enseña que no importa cuán solos nos sintamos, todos estamos conectados en un sentido que va mucho más allá de lo que puede representar cualquier cantidad de conexión a la Internet.

La soledad profunda nos enseña esta profunda tautología:

Solo cuando estoy solo me doy cuenta de que nunca estoy realmente solo.

El lobo solitario, el "animal divino" dentro de todos nosotros, entiende esto.

Como dijo Atticus:

"Nunca estamos solos. Somos lobos aullando a la misma luna".