por Gary 'Z' McGee 
25 Septiembre 2018 
del Sitio Web FractalEnlightenment

traducción de Adela Kaufmann
Versión original en ingles

 

 

 

 

por Andy Kalin

 


"La búsqueda es

lo que cualquiera emprendería

si no estuviera hundido en la cotidianidad

de su propia vida.

Tomar conciencia de la búsqueda.

es estar en algo.

No estar en algo

es estar en la desesperación".

Walker Percy
 

 


Demasiados de nosotros no estamos en algo. Muchos de nosotros estamos desesperados...

 

Esto generalmente se debe a que todavía estamos atrapados en la Matrix,

  • ó en la cueva de Platón

     

  • ó todavía estamos encerrados en una lucha co-dependiente con la cultura

     

  • ó aún no hemos entrado en nuestra fase de capullo

     

  • ó aún no hemos experimentado una Noche oscura del alma

     

  • ó no nos hemos comprometido y reconciliado con nuestra Sombra

     

  • ó todavía no hemos sido iniciados en una perspectiva centrada en el alma porque estamos demasiado atrapados en una perspectiva centrada en el ego...

...y la lista continúa...
 

 

Fotografía de Christian Hopkins

 

 

Este artículo no trata sobre cómo trabajar con estas cosas.

 

Este artículo trata sobre cómo perderse en el proceso de iluminación después de haber trabajado en estas cosas.

¿Qué hacemos con el residuo co-dependiente?

 

¿Cómo nos adaptamos al desierto de lo real? 

¿Qué hacemos con el infinito?

 

¿Cómo negociamos el Gran Misterio?

 

¿Cómo continuamos la superación de uno mismo en un cosmos que eclipsa al yo?

 

¿Qué hacemos con tantas preguntas y sin respuestas?

 

Hay un lugar llamado El Laberinto de la Iluminación,

Más allá del capullo.

 

Más allá de la oscura noche del alma.

 

Más allá de la sombra.

 

Más allá del proceso de iniciación.

 

Más allá de los abollados umbrales.

 

Aquí, el viaje es 'la cosa'. La búsqueda es 'la cosa'...

 

Aquí, el sentido del humor, la curiosidad y la imaginación son estrategias que utiliza un aventurero iluminado para aprovechar su secuencia de Fibonacci finita personalizada (ego individualizado) hacia el Phi cósmico infinito (alma autorrealizada).

 

Aquí, continua la búsqueda de tu ser más auténtico, que es el objetivo. 

Pero no es un objetivo que deba cumplirse. 

 

No es un objetivo a alcanzar. 

Es una evolución para ser vivida. 

 

Es una aventura en el momento. 

 

Es un viaje para ser experimentado. 

Es un proceso de prueba y error, de altibajos, de estar mayormente equivocado, pero (tal vez) a veces correcto. 

 

Sobre todo, es estar de acuerdo con perderse en la crisis existencial de no saber quiénes somos ó qué es el universo. 

Irónicamente, quizás no hay mejor manera de encontrar tu ser más auténtico que perderse. Especialmente si de alguna manera podemos transformar la pérdida en meditación.

 

Cuando estamos en este estado de pérdida, descubrimos la soledad

 

La soledad es la bienaventuranza. Es unidad y gracia, interdependencia y espacio sagrado. Es estar enamorado de ser simplemente un aspecto de un cosmos interconectado. 

Como dijo Henry David Thoreau:

"Nunca encontré un compañero con tanto compañerismo como la soledad".

Si es cierto que cuanto más sabemos, más nos damos cuenta de cuánto no sabemos, entonces es lógico pensar que siempre habrá más de lo que se desconoce que se sabe.

 

Esta es una perspectiva desalentadora. Especialmente para alguien recién salido del capullo/Noche oscura/Matrix/Cueva. 

De ahí la razón por la que se llama el Laberinto de la Iluminación...

Uno puede perderse fácilmente.

 

La búsqueda puede desconcertarnos fácilmente, confundirnos por los signos, dejarnos perplejos por las vicisitudes y desconcertarnos por el Gran Misterio del cosmos.

 

Es un gran universo allá afuera, después de todo, pero tenemos una gran imaginación.

Sobreviviendo a lo que hemos sobrevivido, adaptándonos y superando como lo hemos hecho, nuestra imaginación es realmente grande.

 

Nuestras zonas de confort se han ampliado lo suficiente como para darnos cuenta de que todo está conectado a todo lo demás. 

Nuestra individualidad, habiendo superado la co-dependencia, ha cedido con gracia a la interdependencia. El cosmos es nuestra ostra, y nosotros somos sus perlas pulidas.

 

Eso es precisamente por qué está bien 'el perderse'...

Mientras estemos "en algo"

 

Mientras ya estemos en el Laberinto de la Iluminación

Como el Buda declaró claramente:

"Hay dos errores que uno puede cometer en el camino hacia la Verdad: no ir hasta el final y no comenzar".

Ya hemos "comenzado" escapando de la Matrix/Cueva, sobreviviendo al capullo y/o a la Noche Oscura, superando el ego co-dependiente.

 

Ahora, solo tenemos que "ir hasta el final". Y eso significa 'perderse' a veces...

 

Eso significa estar confundido, abrumado, lleno de preguntas y en un estado constante de asombro.

 

 

por Andy Kalin

 


Si el viaje es realmente 'la cosa', entonces está bien el perderse.

Está bien que no lo sepamos. Está bien que no tengamos las respuestas. Está bien que nunca podamos salir del laberinto. Está bien que nuestra perspectiva finita no pueda captar una realidad infinita. 


Incluso está bien que a veces cedamos a la atracción gravitacional psicosocial de la Matriz co-dependiente de vez en cuando. Está bien que dentro de nuestras almas de mariposas iluminadas siempre haya una oruga fea e ignorante. 

Cuanto más nos adaptamos a nuestra propia superación personal, y cuanto más superamos nuestros seres anteriores, más nos damos cuenta de lo imposible que es ser perfecto ó estar completamente iluminado.

 

Y eso también está bien...

 

En una línea de tiempo lo suficientemente larga, nada es perfecto. Nuestro sentido del humor es nuestra gracia salvadora. 

Perderse nos mantiene humildes.

Nos mantiene enraizados a tierra.

 

Nos mantiene en un estado constante de asombro, para que podamos apreciar mejor la belleza, honrar la paradoja, estar abiertos a nuevas experiencias, ser flexibles y adaptables en lugar de cerrados y dogmáticos, ser humorísticos y vulnerables en lugar de serio e invulnerable.

Estamos en el maldito Laberinto de la Iluminación, ¡por favor...!

No hay lugar para el tipo de pensamiento que nos atrapa en "no estar en algo".

 

No hay espacio para la falta de imaginación que nos atrapa en "no ir hasta el final".

 

No hay lugar para "tengo miedo de perderme" porque perdernos es lo que estamos en el centro de nuestra especie.

La verdad cruda, profunda, agarrotada al corazón, es que somos un animal enano, profundamente abrumado por un universo magnánimamente ininteligible.

 

'Estar perdido' es lo que estamos. Y eso está bien. Bien podríamos aceptarlo. También podríamos reírnos al respecto. 

Entonces, te lo ruego, tú que has entrado minuciosamente en el Laberinto de la Iluminación con coraje en tu corazón y risa en tu garganta, piérdete lo más rápido posible.

Vagabundea sin rumbo por el laberinto de tu YO...

 

Se "consciente de la búsqueda"...

Allí descubrirás la aventura, hambre, pasión, amor y el tipo de coraje que se multiplica. 

Después de todo, es solo cuando estás perdido que necesitas ser encontrado. Y dado que nuestro objetivo es descubrir nuestro ser más auténtico, perdernos es la única forma de "encontrarnos"...