por Umair Haque 
24 Enero 2019

del Sitio Web eudaimonia

traducción de Adela Kaufmann
Versión original en ingles

 

 

 

 

 

 

 

Usted no tiene demasiado para ver que el gran tema del siglo 21 hasta ahora es un repentino colapso, un ruinoso colapso.

Estados Unidos, Gran Bretaña, Europa, todo al borde del abismo.

 

Pero no son solo países en un sentido político. El planeta. Una extinción masiva de la vida misma. El sentido de optimismo y fe de la gente en el futuro se traduce en nacionalismo, extremismo, fascismo. Confianza, significado, pertenencia, finalidad. ¡Bang...!

 

Todo, más o menos, en la medida en que lo ves, parece colapsarse sobre sí mismo, tan amplio como te interese ver.

 

¿Porqué es eso?


Si el colapso es el tema de este nuevo siglo, entonces lo que es realmente extraño, raro y notable es que cuando realmente miras todos estos tipos de colapso muy diferentes, ya sea que lo que implosione sean,

  • las economías

  • las sociedades

  • las mentes

  • las cadenas de comida

  • los ecosistemas,

...parece seguir un patrón específico y característico también.

  • Los glaciares se derriten desde el fondo.

     

  • Los insectos y las abejas y los pequeños peces y mamíferos se están muriendo primero.

     

  • Los océanos se están calentando más rápido que la atmósfera.

     

  • Las economías están implosionando porque una nueva clase de pobres ha crecido, ya sea en Estados Unidos, Gran Bretaña o Europa.

¿Llegas a ver el patrón...? El patrón general del colapso en este nuevo siglo es la implosión desde abajo hacia arriba...

 

La parte inferior es masticada, eviscerada, comida, agotada - hasta que no queda nada -hasta la parte superior. El medio por lo tanto se dobla y se rompe. La parte superior se encorva, eventualmente, junto con él.

 

Ya sea que miremos las sociedades, las economías, el planeta o las cadenas alimentarias - este patrón de colapso es lo que parece caracterizar ahora.

 

Por supuesto, solo estoy especulando, pensando en voz alta. Le invitamos a estar en desacuerdo, si lo desea. Pero me pregunto si usted no ve un pequeño grano de verdad en lo que estoy observando, también.

La parte inferior está destrozada - el centro cae - la parte superior implosiona. devastado y agotado, el sistema entero, cadena, organización colapsa.

Tomemos algunos ejemplos.

 

El Trumpismo y el Brexit son casos obvios de este patrón. Pero esto es también lo que está sucediendo con las cadenas alimenticias. También es lo que le está pasando a los glaciares y ríos y océanos. También es lo que está sucediendo en Europa ahora, también.

 

Dondequiera que miremos hoy, vemos un colapso de abajo hacia arriba:

depredación salvaje, violenta, fugitiva, que causa que el fondo se agote, lo que provoca la implosión del medio, lo que también lleva a la parte superior.

Leí recientemente que un barón de fondos de cobertura de Chicago está comprando propiedades sorprendentemente caras a un ritmo récord: $ 250 millones en Manhattan, $ 150 millones en Londres, etc. (Irónicamente, es una cobertura contra el colapso económico).

 

Este es un ejemplo de colapso en sí mismo: el crecimiento de los súper ricos, que se han enriquecido al explotar a los pobres, la naturaleza, el planeta, la democracia y la sociedad.

 

A medida que todas esas cosas se desvanecen, las clases medias se encorvan e implosionan, y recurren al extremismo y al fascismo. ¡Bang! a parte superior cae, al fin, también.

 

Colapso de abajo hacia arriba:

este ejemplo es la depredación económica, un hombre que gana miles de millones explotando a las personas, lo que sigue teniendo ruinosos efectos sociopolíticos.

Pero lo mismo se aplica a lo que estamos haciendo con el mundo natural, con la vida en el planeta y con nosotros, en general, con la depredación desenfrenada, la explotación salvaje, que está agotando y devastando todos nuestros sistemas y haciendo que colapsen de abajo hacia arriba. 

Y este patrón de colapso de abajo hacia arriba también se está acelerando a lo que parece ser un ritmo descontrolado.

 

Ya sea la desigualdad, el cambio climático o la extinción en masa: todo esto está creciendo, no encogiéndose, lo que nos dice que el colapso de abajo hacia arriba se está acelerando.

 

Ahora, eso plantea ciertas preguntas. Hay muchos tipos de colapso que podríamos imaginar. Podríamos imaginar el colapso desde arriba hacia abajo, desde el medio hacia afuera o de todos los niveles a la vez.

 

Sin embargo, dondequiera que miremos, vemos un tipo muy específico de colapso.

¿Qué pudo haber causado esta extraña convergencia, cuyo patrón parece ser el mismo, donde sea que miremos?

Si el patrón es fácil de ver, entonces creo que la causa también lo es.

 

Pensemos en lo que realmente significa el colapso de abajo hacia arriba.

Un colapso de este tipo significa que estamos desnutridos y empobreciendo las cosas más débiles que nos rodean. Los estamos "consumiendo en exceso", en términos económicos y, a la inversa, "invirtiendo poco" en ellos.

 

Ya se trate de insectos, abejas, glaciares, trabajos decentes o contratos sociales, parece que estamos arrasando a través de todas las cosas que son las más indefensas de todas, hasta que no queda nada de ellas...

Pero eso es exactamente lo que el capitalismo y el neoliberalismo dicen que debemos hacer:

  • El capitalismo dice que deberíamos usar todo para obtener ganancias: más, más, más ganancias, en una especie de baile de destrucción sin sentido.

     

  • El neoliberalismo, su doncella, dice, un poco más técnicamente, sentado en el fondo como un emperador: nunca debes invertir en nada.

El objetivo y propósito de toda organización humana es,

Nunca invertir, nunca nutrir, apoyar, renovar, solo consumir, explotar, tomar, poseer, poseer, abusar...

Estos sistemas,

  • El capitalismo, una praxis, una forma de práctica.

  • El neoliberalismo, una ideología, una forma de pensar.

... son los que vinieron a dominar el mundo entero, más o menos.

 

Pero porque juntos,

  • El capitalismo exige una explotación perpetua, para producir la maximización despiadada y descabezada de la ganancia a toda costa.

     

  • El neoliberalismo exige una total falta de inversión en cualquier cosa, ya sea en hospitales, escuelas, empleos, jubilación, por no mencionar ecosistemas, glaciares o insectos.

¡Bang...! Una catastrófica ola de colapso de abajo hacia arriba que se ha extendido a través de economías, sociedades, políticas, naturaleza, psicología, hasta que, por fin, no parece haber nada más que colapso. 

Déjame darte un ejemplo concreto.

 

Juntos, el neoliberalismo y el capitalismo exigen "austeridad", la idea de que las sociedades nunca deben invertir en una sola cosa, que todo debe ser privatizado, desde los hospitales hasta las escuelas y los parques.

 

Ahora, dondequiera que se haya intentado la austeridad, el resultado ha sido una especie de colapso impresionante y ruinoso:

Todos estos son ejemplos de colapso de abajo hacia arriba...

 

La austeridad empobreció a la persona promedio, comenzando con los más pobres, que luego se rebelaron, derrocando el liderazgo. Pero para entonces, el daño psicológico estaba hecho: en lugar de apoyar más inversiones, más cooperación, la persona promedio había sido seducida a convertirse en un nacionalista, un extremista, un fanático.

 

Estas sociedades se desestabilizaron gravemente, y ahora están paralizadas, al borde de la épica e histórica ruina.

 

Si crees que exagero, mira,

  • cómo el gobierno de los Estados Unidos todavía está cerrado

  • cómo están los neofascistas a punto de disputar las elecciones de la UE

  • cómo el Brexit producirá un choque mayor que una guerra o depresión...

Pero la sociedad sigue marchando alegremente hacia ella... 

Y sin embargo, todo esto refleja el colapso de las cadenas alimentarias, los glaciares y los océanos, también, de una manera que es imposible dejar de ver una vez que lo has visto.

 

Colapso de abajo hacia arriba:

Los insectos mueren primero. Los glaciares se derriten desde el fondo. Los océanos se calientan más rápido. En la sociedad, los pobres mueren primero. Los más vulnerables son los más golpeados y los más empobrecidos más rápidamente.

El mecanismo interno del colapso de abajo hacia arriba es este:

las cosas más indefensas, ya sean animales, personas, ríos o rocas, se desgarran de la manera más rápida y despiadada.

Pero el resultado no es la prosperidad y el triunfo. Es agotamiento. Ruina. Implosión...
 

Pero los vulnerables e indefensos fondos de las cosas son también sus cimientos. Los cimientos de las cosas más básicas de todas: la democracia, la paz, el agua, el aire, la vida misma. ¿Qué clase de tonto comería a través de las raíces de su propio huerto, solo porque él puede? Pero eso es lo que estamos haciendo, con nuestra economía, sociedades, seres y planeta.

 

Cuando agotamos los fondos de las cosas, también estamos erosionando los cimientos de las cosas, y el problema es que a menudo no vemos esta forma profunda de interdependencia e interrelación. 

Eso hace que el colapso de abajo hacia arriba sea algo extraño, que es retorcido sobre sí mismo.
 

Cuando agotamos los fondos de los sistemas, que también son sus fundamentos, ya sea en sistemas naturales o humanos, construidos socialmente, como las economías, desatamos efectos de segundo y tercer orden, que no solemos anticipar. (Claro, gente como tú y yo podríamos señalarlos, pero ¿quién nos está escuchando?)

 

Esos efectos son cosas como lo que sucedió en Estados Unidos y Gran Bretaña: el aumento de la pobreza no llevó a que las personas tomaran decisiones sensatas, sino que provocó que la gente se cegara por la rabia.

 

De la misma manera, el colapso de los insectos y los glaciares no solo existe en un vacío - los efectos de segundo y tercer orden significan,

Extinciones fuera de control, no linealidades, aceleraciones, discontinuidades.

Y eso me lleva a ti y a mí.

 

¿Sabes cómo todo el mundo se siente tan nervioso en estos días? ¿Tan ansioso, tan preocupado, tan cansado? ¿Porqué es eso? Es porque las no linealidades y las repentinas implosiones del colapso de abajo hacia arriba son en gran medida impredecibles. Podemos decir que estas cosas sucederán (fascismo, catástrofe climática repentina, ecocidio, Brexits), pero a menudo no podemos decir cuándo.

 

Así que un sentido de incertidumbre sombría llega a dominar nuestras vidas. Es como si supiéramos que todo va mal, y no tenemos el poder para detenerlo, pero tampoco tenemos la garantía de una fecha para el repentino fin de los insectos, los glaciares, este trabajo, que concierto, esta democracia, ese gobierno...

 

Sólo sabemos que está llegando...

 

Esa es una psicología traumática, amigos míos, es de desesperanza e impotencia, y hay algunas cosas más dolorosas y contundentes que experimentarla a nivel visceral, existencial, una y otra vez, todos los días. 

Entonces, ¿qué vamos a hacer con todo esto? ¿Debemos simplemente aceptar nuestra impotencia y desamparo?

 

De ningún modo. Para deshacer todo esto, creo que debemos empezar por el principio. Debemos ver el patrón de colapso de abajo hacia arriba que define este nuevo siglo, y comprender lo que realmente significa. Significa algo como esto.


Una actitud depredadora ha llegado a gobernarnos, una forma de vida abusiva y explotadora que se ha normalizado, celebrado y buscado, gracias al ascenso del neoliberalismo y el 
capitalismo, en el cual,

Mientras gane, todo lo demás puede ir, literalmente, al infierno...

Quizás incluso tú y yo, después de todo, solo somos humanos.

 

Sin embargo, si entendemos todo eso, entonces la solución, tal como existe, también se vuelve un poco más clara.


Nuestro desafío ahora, en este nuevo siglo, es este.

Nutrir, reponer, nutrir, renovar, dotar.

¿Qué? Todo lo que podamos. Todo, desde ingresos básicos hasta árboles, insectos, glaciares, hospitales, escuelas, retiros, montañas y bosques.

 

¿Ves cómo el tema de la nutrición y la reposición es lo que fluye a través de todos nuestros desafíos, como un gran río que se ríe, renovando un océano reseco y lloroso? 

Para hacer eso, tendremos que crear nuevos sistemas de pensamiento:

reinventar las disciplinas estancadas, muertas, tontas, como la economía, y las menos muertas, como la psicología.

Tendremos que volver a imaginar el tipo de organizaciones que hacemos:

¿Serán las "corporaciones" y los bancos, tal como los conocemos, capaces de reponer y alimentar un mundo agotado y devastado? ¿O primero tenemos que reinventarlos?

Tendremos que alterar la naturaleza del "trabajo" - hasta ahora, básicamente significa,

"cuan bueno eres para explotar algo o alguien", pero debe significar "lo bueno que eres para nutrir y renovar algo o alguien".

Y luego tendremos que cambiar nuestras normas y valores sociales, y las actitudes que reflejan, para que podamos valorar y celebrar y recompensar el acto de alimentación, no solo la depredación más despiadada y violenta. 

Tal vez eso suene como un gran desafío para ti. Lo es mis amigos, lo es.

 

¿Para qué más crees que es todo un nuevo siglo...?